Para apasionados del café de Colombia

¿Eres un fanático de una buena taza de café por la mañana? Probablemente sí, ya que el número de adeptos por esta bebida han ido aumentando por todo el mundo, pero, contrario a lo que muchos creen, el origen del café es realmente menos exacto de lo que se entiende. Existen varios registros e historias relacionadas con el origen del café, pero como son tantas hoy te hablaremos exclusivamente del afamado café colombiano.
El café de especialidad de Colombia es uno de los más famosos del mundo, en muchos países prefieren este café y lo consideran de mayor calidad que la mayoría porque años tras años han ganado múltiples premios que avalan sus distintas características.
Con respecto a su origen, se cree que el primer cargamento de este alimento que llegó a Nueva Granada en el año 1730, pero otros investigadores creen que llegó gracias a exploradores venezolanos por los bosques de Guayana.
La historia más antigua sobre la llegada del café trata sobre el testimonio del sacerdote jesuita José Gumilla, este hombre escribió su titulado el Orinoco Ilustrado en el año 1721, que fue registrada en la presencia de la misión de Santa Teresa de Tabajé, donde se relata la desembocadura en el río Meta en la Orinoquía.
COMIENZOS DE LA COMERCIALIZACIÓN DEL CAFÉ COLOMBIANO
La producción y cultivo del café de Colombia data de los años 1835, los primeros estamentos que comenzó con este trabajo fueron Salazar de las Palmas y Norte de Santander, los historiadores le atribuyen los primeros incentivos de producción a Francisco Romero, sacerdote particularmente interesado en el café.
Muchos años después la producción de este alimento se empezó a ver en estados como Santander, Cundinamarca, Antioquia, el centro y parte sur del país colombiano. Ya en el siglo XIX fue cuando al fin se consolidó del café como producto de exportación para esta nación, y su principal cliente fue Estados Unidos y Canadá, donde se convirtió realmente famoso y un producto de total calidad.
Poco a poco, el comercio de café en Hulla Colombia pasó a ser de talla totalmente internacional, no solo se volvió famoso en todo el continente, sino que también logró cruzar el atlántico y llegar a los países europeos como Alemania y Francia.
Ya para la década de los noventa este producto se estaba cotizando en la bolsa a nivel mundial, y se puso al mismo nivel de los productores principales como Brasil, Salvador, Guatemala y México.
ACTUALIDAD DEL CAFÉ COLOMBIANO
La gran popularidad del café colombiano lo convirtió un producto de alto nivel, por lo que muchos restaurantes y hoteles de talla internacional pagan mucho dinero para tener unos cuantos gramos de este café como ingredientes para sus diferentes platos.
Hay muchas maneras de preparar el café colombiano, hay versiones de café frío, con chocolate y demás variaciones, pero la mayoría de las personas prefieren tomarlo como originalmente se creó; con un poco de agua caliente y con la cantidad de azúcar que prefieras

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn